Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los          creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.

                                              1 Timoteo 4. 12